Dispositivos de compresión autoajustables con velcro, ¿por qué nos gustan tanto?

0

¡Otro post para sumar a la lista de entradas del blog sobre terapia compresiva! Y no podría ser de otra manera porque es la temática obligada este mes, en el que estamos celebrando #MisiónCompresión. Un año más, me ha encantado participar en las Jornadas europeas de la úlcera venosa y de la compresión. Recuerdo con mucho cariño la ilusión con la que preparé el primer evento de #MisiónCompresión, en diciembre de 2016, y me encanta ver que esas ganas de cambio no hacen más que crecer. ¡Y crecen más rápido en EQUIPO😃!

#MisiónCompresión es enormemente relevante porque ante una úlcera venosa ¡SIN COMPRESIÓN NO HAY OPCIÓN! Además, el ÉXITO DE LA COMPRESIÓN está en su COMPRENSIÓN. Comprensión por parte del profesional y del paciente. El DIÁLOGO con el paciente y sus cuidadores es fundamental para que entiendan la NECESIDAD de la terapia compresiva en el tratamiento de su hipertensión venosa. ÚLCERA VENOSA= HIPERTENSIÓN VENOSA.  Pero el beneficio de la compresión no se limita a la úlcera venosa: SI NO HAY CONTRAINDICACIÓN, ¡LA TERAPIA COMPRESIVA ES EL MEJOR TRATAMIENTO ANTIGRAVEDAD Y ANTIINFLAMATORIO PARA CUALQUIER HERIDA DE PIERNA!

Ahora volvamos al título de este post. Seguro que la pregunta que os plantearéis muchos no es ¿por qué nos gustan tanto?, sino ¿qué es eso? Todos los que os estéis haciendo esta segunda pregunta y veáis frecuentemente heridas en pierna estáis a punto de descubrir una alternativa de tratamiento que os va a solucionar muchos quebraderos de cabeza.

¿Qué son los dispositivos de compresión autoajustables con cierre tipo velcro?

Son una de las innovaciones más destacables en el campo de la terapia compresiva en los últimos años. Se trata de prendas fabricadas con tejidos de corto estiramiento, que envuelven la pierna y se adaptan a la forma de la extremidad, se ajustan en función de la presión que deseemos y se fijan con cierres tipo velcro. Dado que el tejido es de corto estiramiento (también denominado de baja elasticidad), al ser colocado en la pierna se comporta con un elevado índice de rigidez estática, por lo que presenta resistencia a los cambios de volumen en la pantorrilla y consigue picos de presión más efectivos durante la contracción muscular que las medias de compresión, cuyo tejido es elástico (ver post: “Venda y vendaje: no es lo mismo”).

Además, al ejercer bajas presiones en reposo, también suele ser mejor tolerado que los tejidos elásticos.

Además de ser un sistema de fácil aplicación y retirada por el propio paciente, también permite reajustar la presión ejercida a lo largo del día, recolocando el cierre tipo velcro. Esta posibilidad de ajuste de la presión adaptada al volumen cambiante de la pierna evita la principal limitación de las vendas de corto estiramiento, que es la rápida caída del vendaje asociada a la reducción del edema.

Se han comercializado diferentes diseños, con variabilidad en el grado de estiramiento del tejido y tipo de colocación. En función del modelo cambia el sistema de seleccionar y controlar la presión que deseamos conseguir. Siempre colocamos una media protectora o tejido tubular sobre la piel antes de aplicar el dispositivo, cuya longitud es del tobillo hasta debajo del hueco poplíteo. Para evitar o controlar el edema en pie, utilizaremos una media o calcetín con compresión sólo a ese nivel o, si no es suficiente, añadiremos un sistema de compresión con velcro limitado al pie. 

¿Cuándo usar el sistema de velcro en vez de un vendaje o una media de compresión terapéutica?

Las tres son alternativas válidas de terapia compresiva. La ideal para cada paciente será aquélla que se adapte mejor a sus características, así como a las de su entorno socio-sanitario. A pesar de que se puede plantear como una alternativa al vendaje durante el proceso de cierre de una herida en pierna, principalmente cuando no hay posibilidad de que el profesional realice las curas con la frecuencia que sería necesaria o por comodidad para el paciente, su principal uso general, y también en nuestra consulta, es como alternativa a la media de compresión para el control del edema y prevención de la recidiva de la úlcera venosa.

Los pacientes que se benefician más de estos sistemas son aquéllos con imposibilidad para colocarse la media (sobre todo por obesidad o problemas osteoarticulares asociados a la edad), los que tienen perímetros de pierna extremos o muy irregulares, y los que presentan alteraciones cutáneas secundarias a linfedema y flebolinfedema, en los que son una alternativa muy práctica a la media de tejido plano (ver post “Flebolinfedema, una palabra que deberíamos utilizar más” ).

Estos sistemas también son una excelente opción para pacientes con insuficiencia venosa crónica y cierto grado de arteriopatía periférica, que pueden tolerar mal los tejidos elásticos por su elevada presión en reposo. En estos pacientes, la aplicación de dispositivos con velcro a menos de 30 mmHg no sólo es segura y bien tolerada, sino que, al reducir el edema, mejora también la perfusión arterial (ver post: “La compresión es clave en el tratamiento de las heridas en las piernas”).

¿Qué dicen los estudios sobre los dispositivos con velcro?

Diferentes trabajos muestran la facilidad de aplicación, sin necesidad de un especial entrenamiento previo, y la posibilidad de obtener altas presiones durante el ejercicio (también con el movimiento de dorsiflexión del pie), similares a las de un vendaje rígido con vendas inelásticas, con el beneficio añadido de poder reajustar la presión.1

Se acaba de publicar una revisión sobre el interés de estos sistemas de velcro en el tratamiento de la úlcera venosa. Esta revisión descriptiva incluye 16 estudios,2 la mayoría series de casos, con muestras muy pequeñas (un total de 192 pacientes incluidos al sumar todos los estudios de la revisión). El único ensayo clínico aleatorizado (de pequeño tamaño, 12 pacientes, y con muchas limitaciones), que incluye úlceras bilaterales y compara el efecto del vendaje multicomponente en una pierna con el sistema de cierre tipo velcro en la otra, halla mayor velocidad de cicatrización al utilizar el segundo dispositivo.3

Entre los resultados de los trabajos incluidos en la revisión destaca la potencial mejoría en el tiempo hasta la cicatrización, la reducción de costes y del número y duración de consultas de enfermería, además de la mejoría de la calidad de vida de los pacientes.

A pesar de que la evidencia disponible todavía es muy limitada, los resultados de los estudios publicados apuntan hacia un claro beneficio de estos dispositivos para conseguir una adecuada compresión terapéutica adaptada a las necesidades del paciente.

¡APOSTEMOS SIEMPRE POR LA MÁXIMA AUTONOMÍA Y CALIDAD DE VIDA DE LOS PACIENTES!

 

Referencias:

  1. Partsch H. Reliable self-application of short stretch leg compression: Pressure measurements under self-applied, adjustable compression wraps.Phlebology. 2019 Apr;34(3):208-213.
  2. Stather PW, Petty C, Howard AQ. Review of adjustable velcro wrap devices for venous ulceration. Int Wound J. 2019 Aug;16(4):903-908.
  3. Blecken SR, Villavicencio JL, Kao TC. Comparison of elastic versus nonelastic compression in bilateral venous ulcers: a randomized trial. J Vasc Surg. 2005;42(6):1150-5.

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here