¿En qué situaciones sería mejor retirar el vendaje y dejar las piernas elevadas y al aire?

0

El título de este post recoge la mejor estrategia terapéutica ante una persona con heridas en pierna con mala evolución debido al efecto oclusivo de los apósitos y el vendaje.

La mayoría os preguntaréis “¿esto cuándo ocurre y cómo podemos identificarlo?”. Pues la respuesta, como ocurre tan a menudo en el campo de las heridas, no la encontraréis en las guías, en los libros ni en estudios publicados… Pero estas son las dos situaciones con las que me encuentro con cierta frecuencia en la consulta: la dermatosis pustulosa y erosiva de pierna resistente al tratamiento y la maceración excesiva tras cobertura con injertos cutáneos en sello.

A lo mejor es la primera vez que escuchas el término “dermatosis pustulosa y erosiva de piernas”. Sin embargo, a pesar de desconocer la existencia de esta entidad, estoy segura de que lo has visto más de una vez en la consulta.  De hecho, es su día le dediqué el siguiente post “Dermatosis pustulosa y erosiva de piernas: posiblemente hayas visto algún caso sin saberlo”. Su presentación clínica no siempre ayuda en el diagnóstico, ya que a
pesar de que a veces puedan verse pústulas o lagos pustulosos, lo normal es que predominen las erosiones, con o sin costras. A pesar de que su etiopatogenia no está clara, suele aparecer en mujeres de edad avanzada, en contexto de insuficiencia venosa crónica y fotoenvejecimiento. También se ha asociado con el efecto oclusivo generado por apósitos y vendajes. Este es el motivo por el que, a pesar de un adecuado tratamiento con corticoide tópico (tratamiento de elección), óxido de zinc (ver post “Vendas impregnadas en zinc: la bota de Unna y mucho más”) y terapia compresiva, en algunos casos no hay mejoría.

Con respecto a los injertos en sello, a veces, a pesar de una adecuada compresión y  reposo con las piernas elevadas, en las sucesivas curas durante las primeras semanas no conseguimos una epitelización completa, con exceso de exudado y aspecto “congestionado” de los injertos.

Dado que el problema en ambos casos es la oclusión, la solución es retirar los apósitos y vendajes y dejar las piernas al aire. Para controlar paralelamente el edema, es fundamental el reposo con las piernas elevadas. En los casos de dermatosis pustulosa y erosiva aplicaremos a diario corticoide tópico de potencia moderada-alta (también podemos añadir una solución secante de óxido de zinc o fomentos astringentes) y, en el caso de las heridas cubiertas con injertos en sello, nuestra experiencia es muy buena con aplicación de solución secante de óxido de zinc una o dos veces al día.

En pocos días con esta estrategia podemos conseguir una gran mejoría y podremos volver a la terapia compresiva;)

Also available in: English (Inglés)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here