¿EMLA como apósito primario en las heridas dolorosas? Sí

8

La crema EMLA es, sin duda, nuestro principal aliado en la consulta para evitar el dolor durante el desbridamiento cortante de las heridas esfaceladas. Las siglas corresponden a “Eutectic Mixture of Local Anesthetic”, ya que la crema es una combinación de lidocaína y prilocaína, ambas al 2,5%.

Habitualmente aplicamos la crema en capa gruesa sobre la herida, cubrimos con un apósito oclusivo y lo retiramos a los 30 minutos, momento en el que se consigue el efecto anestésico que va a facilitar la manipulación de la herida durante la cura.

Pues bien, si sólo la utilizamos con esta indicación, nos estamos perdiendo el interesante papel analgésico de su uso como apósito primario.

EMLA 

 

¿Habías usado alguna vez la crema EMLA sin retirarla de la herida hasta la siguiente cura?

A partir de las primeras observaciones sobre la buena respuesta clínica que realizó mi excelente compañera Soledad Guisado, en nuestra consulta la aplicamos con frecuencia en heridas dolorosas mientras preparamos el lecho para ser injertado.

¿Y qué es lo que dicen los estudios al respecto? Aunque en la literatura se podían encontrar casos aislados, se acaban de publicar los resultados de un estudio piloto aleatorizado multicéntrico, que incluye 60 pacientes con heridas de pierna dolorosas de diferentes etiologías.1,2 La duración de la intervención fue de 4 semanas. Al comparar el grupo de tratamiento (EMLA crema como apósito primario) con el control, la puntuación en la escala visual analógica de dolor (EVA dolor) durante y tras la realización de las curas fue inferior en el grupo de tratamiento de manera estadísticamente significativa.1 Además, la puntuación de la “subescala de bienestar” de un “cuestionario de calidad de vida relacionada con la salud” fue superior de manera estadísticamente significativa en el grupo de tratamiento, al finalizar las 4 semanas del mismo.2 Por otro lado, no se observaron diferencias significativas en la extensión de las lesiones entre los dos grupos a las 4 y 12 semanas.2

En relación a las dudas que nos podrían surgir sobre la seguridad de este modo de aplicación, los estudios disponibles sobre la concentración en plasma de la lidocaína y prilocaína tras su aplicación en heridas se limitan a su uso con retirada posterior previa al desbridamiento. La crema EMLA es un fármaco seguro, aunque pueden aparecer reacciones locales, como enrojecimiento o palidez. No se ha detectado una influencia negativa en el proceso de cicatrización e, incluso, se ha descrito un potencial papel antiinflamatorio y antibacteriano. Si se excede la dosis recomendada, existe un potencial riesgo de desarrollar cardiotoxicidad, neurotoxicidad o metahemoglobinemia, esta última derivada de la capacidad de los metabolitos de la prilocaína de oxidar la hemoglobina, que se vuelve incapaz de transportar el oxígeno. La aplicación diaria de 10 g de EMLA (dosis máxima recomendada) durante 60 minutos al día,10 días, parece no tener efecto acumulativo en plasma y el pico de concentración máxima alcanzado es inferior al 40% de la concentración asociada con toxicidad.3

Estos hallazgos sugieren que la aplicación de EMLA como apósito primario puede mejorar la calidad de vida de pacientes con heridas dolorosas, de manera segura, sin implicar un retraso de la cicatrización. ¿Cuál es tu experiencia?

 

Referencias:

  1. Purcell A, Buckley T, Fethney J, King J, Moyle W, Marshall AP. The Effectiveness of EMLA as a Primary Dressing on Painful Chronic Leg Ulcers: A Pilot Randomized Controlled Trial. Adv Skin Wound Care. 2017 Aug;30(8):354-363
  1. Purcell A, Buckley T, Fethney J, King J, Moyle W, Marshall AP. The Effectiveness of EMLA as a Primary Dressing on Painful Chronic Leg Ulcers: Effects on Wound Healing and Health-Related Quality of Life. Int J Low Extrem Wounds. 2017 Sep;16(3):163-172.
  1. Effendy I, Gelber A, Lehmann P, Huledal G, Lillieborg S. Plasma concentrations and analgesic efficacy of lidocaine and prilocaine in leg ulcer-related pain during daily application of lidocaine-prilocaine cream (EMLA™) for 10 days. Br J Dermatol. 2015 Jul;173(1):259-61.

 

 

 

Compartir

8 Comentarios

  1. Planteo la siguiente hipótesis: ¿Sería factible la utilización de EMLA como primario con un secundario de Cadexómero? ¿Interactuarían? La razón sería el mitigar las molestias que produce el cadex en las primeras aplicaciones.
    Me ha parecido muy interesante el escrito. ¿No existe algo similar con el aditivo de ibuprofeno a unos apósitso de espuma?

  2. Mi experiencia con EMLA es la conocida por todos para desbridamiento cortante y también me ha sido útil en heridas dolorosas para hacer un curetaje del Biofilm. No sé si entendido bien la vía de administración sería poner EMLA una hora al día? Y luego?
    Respecto a los apósitos de ibuprofeno lo he probado en tres casos y el dolor entre curas (EVA) Ha disminuido.

  3. El encabezamiento del articulo nos informa de la posibilidad de dejar la crema EMLA hasta la siguiente cura y la recomendación final ,10 gramos, 60 minutos al día 10 días.Supongo que el tiempo de absorción, degradación y eliminación del producto dependerá de las dimensiones del lecho de la herida y del metabolismo hepático y renal paciente por consiguiente el dejar 24 horas 10 gramos de EMLA si su principio activo se absorbe y degrada en unas horas ¿x?, se podrá dejar como cualquier otro producto tópico utilizado aunque,ya no tenga propiedades , pero en este caso la pregunta que me hago es: ¿el efecto analgésico continua y en que grado esta presente al día siguiente?.Esto es importante porque la utilización habitual de EMLA aumenta el tiempo de la cura para el paciente y enfermera y con este método lo disminuiría.

    • Estimado Carlos:
      Muchas gracias por tu interesante reflexión. Los estudios sobre la seguridad de la crema EMLA en heridas se centran en su uso previo al desbridamiento, con retirada posterior. Entre ellos, he destacado los resultados de un trabajo en el que se mide la concentración en plasma de lidocaína y prilocaína tras una aplicación de 10 g de producto sobre una superficie máxima de 125 cm2, durante 60 minutos, 10 días, en heridas. En aplicaciones aisladas, con uso según ficha técnica, no se considera necesario la reducción de la dosis en caso de insuficiencia renal o hepática. Con respecto a la duración del efecto analgésico, en el ensayo clínico al que he hecho referencia se evidenció una disminución del dolor durante y después de la curas diarias durante 4 semanas, pero no hubo diferencias con el grupo control en la puntuación de dolor previa a la cura. La vida media de la lidocaína y prilocaína tópicas puede superar las 2 horas, pero la duración de su efecto analgésico al utilizarse como apósito primario ha de perfilarse. De nuevo, muchas gracias por tu enormemente enriquecedora aportación.

  4. Respecto a mi experiencia como enfermero y con la crema EMLA os comento que la he utilizado en múltiples ocasiones sin problemas hasta que hace 3 años la aplique en unas úlceras vasculares en ambas extremidades de dimensiones mayores de 15 cm de longitud para realizar pequeños desbridamientos. El paciente tomaba sintrom y el susto que nos llevamos al día siguiente fue importante afortunadamente en 4 diás el lecho de las heridas volvieron a tomar un color normal. Se produjo un efecto adverso apareciendo todo el lecho con signos de necrosis relacionado con la metahemoglobinemia. Busco las fotos y las mando.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here