Tejido fibrinoso en las úlceras venosas: ¿de qué estamos hablando?

Probablemente muchas veces hayas utilizado y oído la frase “lecho con tejido fibrinoso”. También te habrá entrado la curiosidad de saber la composición de ese material, el porqué de sus diferentes colores, cómo puede diferenciarse del biofilm o cuál es la mejor forma de retirarlo. ¡A ver si este post te resuelve alguna duda!

 

¿Le llamamos “fibrinoso” porque está formado sólo de fibrina?

La denominación tan extendida de “tejido fibrinoso” se debe a su semejanza clínica con la fibrina. Sin embargo, en su composición, además de fibrina, hay otras sustancias. El término “esfacelos” (“slough” en inglés) sería el término más adecuado para referirnos a este tejido desvitalizado, que normalmente está formado por:

  • Proteínas desnaturalizadas (colágeno, fibrina)
  • Células inflamatorias (neutrófilos, macrófagos)
  • Bacterias
  • Detritos celulares

 Esquema esfacelos úlceras venosas

 

¿Qué apariencia puede tener este material?

En función del grado de hidratación de la herida, el color de este material puede variar desde blanquecino, amarillo o marronáceo. Es frecuente que adopte un color grisáceo si se emplean apósitos con plata. Puede encontrarse firmemente adherido al lecho o puede ser retirado con facilidad. La consistencia puede ser fibrinosa, viscosa, gelatinosa.

1 Esfacelos 1 2 Esfacelos 2 3 Esfacelos 3

 

¿Cómo podemos diferenciarlo del biofilm?

Los biofilms (o biopelículas, en castellano) son comunidades de bacterias organizadas de manera compleja. Sintetizan una matriz nutritiva y protectora (polisacáridos, proteínas y detritos celulares) en la que quedan embebidas y que les permite vivir adheridas al lecho de la herida.

Algunos autores señalan que la consistencia tipo gel y el brillo son características del biofilm, mientras que los esfacelos forman normalmente una capa opaca sobre la herida. El color azul, verde o negro también es típico de sobreproducción de ciertas bacterias.

4 Biofilm 1 5 Biofilm 2 6 Biofilm 3

 

En la literatura científica se pueden encontrar diferentes trabajos en los que se proponen algoritmos que ayuden en la sospecha clínica de la presencia de biofilm. Sin embargo, esta diferenciación en muchos casos no puede establecerse, ya que existe una activa interacción entre los esfacelos y el biofilm. El biofilm estimula el ambiente pro-inflamatorio de la herida, lo que incrementa la permeabilidad vascular, la producción de exudado y la formación de esfacelos. Por tanto, se podría hablar, más que de dos entidades separadas, de un círculo vicioso que desarrolla en la mayoría de heridas crónicas (entre el 60-90% de las heridas crónicas tienen biofilm).

diferencias esfacelos-biofilm

 

La identificación clínica del biofilm es importante porque los métodos de cultivo convencionales no son útiles para detectar estas bacterias organizadas en estructuras complejas. Se necesitan métodos de microscopía avanzada o técnicas de cultivo especializadas, que normalmente sólo se usan en estudios de investigación.

claves sospecha biofilm

 

¿Cómo retirarlo del lecho de la herida?

La mayoría de las úlceras venosas no complicadas tienen relativamente poco tejido desvitalizado en la superficie y no necesitan desbridamiento. Sin embargo, en úlceras recalcitrantes de larga evolución es frecuente encontrar un lecho fibrinoso, opaco o brillante, muy adherido.

La limpieza y el desbridamiento cortante bajo anestesia local son pilares fundamentales en la retirada de los esfacelos de una úlcera venosa. Sin embargo, en este tipo de heridas es esencial el control del edema y exudado con la elección del apósito adecuado pero, sobre todo, con una adecuada TERAPIA COMPRESIVA. Esto va a tener una repercusión directa en la mejoría del estado de la piel perilesional, la disminución de nutrientes para el biofilm y de células y moléculas pro-inflamatorias.

7 Desbidramiento cortante biofilm

Las úlceras retromaleolares tienen gran propensión a la producción de esfacelos y, por tanto, a mayor cronicidad. El desbridamiento cortante y métodos para aumentar la presión local en esa zona cóncava de la pierna, como la colocación de un almohadillado con espuma o una capa extra de venda.

El biofilm es un material que se reorganiza y puede reaparecer en la herida en 24 horas. Por lo tanto, es importante la limpieza y desbridamiento, el uso de apósitos que protejan la herida de nuevos gérmenes, que disminuyan la actividad metaloproteinasa y el uso de productos con actividad antimicrobiana. Así de resumido, en una frase, parece tarea fácil. Sin embargo, el control del biofilm es un verdadero reto terapéutico. Es necesario comprender mejor el comportamiento de estos ejércitos bacterianos para poder desarrollar armas específicas para atacarlos. Teniendo en cuenta que el biofilm es uno de los principales factores implicados en la promoción de la cronicidad de las heridas, le dedicaremos un post específico.

 

Referencias:

  1. Clinical Update TEN TOP TIPS Understanding and managing wound biofilm. Wounds International Vol 5. Issue 2. Wounds International 2014 
  2. Metcalf DG, Bowler PG, Hurlow J. A clinical algorithm for wound biofilm identification. J Wound Care. 2014 Mar;23(3):137-8, 140-2.
  3. European Wound Management Association (EWMA). Position Document: Wound Bed Preparation in Practice. London: MEP Ltd, 2004.

 

 

5 comentarios de Tejido fibrinoso en las úlceras venosas: ¿de qué estamos hablando?

  • Susana Castillo  dice:

    Exelente articulo, trabajo en consultorios externos y a diario realizo curaciones en pacientes con este tipo de heridas.

  • Doris Guevara  dice:

    Excelente contenido, preciso , conciso y explicado de una manera muy didáctica, La Felicito !

  • Maria Magdalena Bernal Flores  dice:

    Exelente infomacion muy buen articulo gracias felicidades

  • Eva Molina Alen  dice:

    Muy buen artículo y excelente descripción del biofilm. La pura realidad de las consultas de A.P.
    Gracias

  • Vanessa Mojica  dice:

    ARTICULO CON INFORMACION INTERESANTE Y PRECISA PARA EL MANEJO DE LAS ULCERAS VENOSAS. RECORDANDO SIEMPRE LA IMPORTANCIA DE LA ETIOLOGIA

Deja tu respuesta